En Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Escribinos!

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento

Violencia digital: nuevas versiones de viejas prácticas

3 min Tiempo de lectura

En una sociedad cada vez más mediada por las tecnologías digitales vemos duplicar una por una, como piezas de un dominó, las prácticas sociales tradicionales a sus copias digitales. Tanto las más genéricas como la búsqueda de información, socialización, transacciones económicas, trabajo o estudio, como las más complejas como abusos, discriminación, robo o acoso. Todas tienen en la actualidad versiones online con características propias.

Al indagar en las prácticas sociales que comienzan a trasladarse al mundo digital, encontramos similitudes con sus versiones analógicas y diferencias que las particuarizan. Así por ejemplo el bullying tiene como raíz un hostigamiento sistemático y sostenido en el tiempo entre chicos y chicas de edad escolar. Cuando sucede en Internet, el ciberbullying mantiene dichas características sumando las propias: alcance, perdurabilidad, anonimato, agresión sin descanso, uso de etiquetas, daño a la reputación digital, entre otras.

Este ejemplo podría extrapolarse a todos los tipos de violencia digital. En todos encontraremos factores comunes que se mantienen y algunos propios del formato digital que surgen como novedad necesaria de conocer para abordar la problemática.

El ya descrito ciberbullying, el compartir imágenes sin consentimiento, los denominados heaters o trolls, la discriminación, la agresividad, la violencia de género digital o el revenge porn son entonces tipos de violencia digital que podemos observar en la actualidad en diversas redes sociales, juegos online, plataformas o aplicaciones.

Según la Organización Mundial de la Salud “La violencia es el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte”.

¿Qué sería entonces la violencia digital? El uso de esa amenaza o relación de poder ejercida a través de dispositivos digitales.

Cuando abordamos estas temáticas debemos recordar constantemente que las mismas son ejercidas por seres humanos a través de plataformas web, y no creadas por Internet o redes sociales. Esto es clave ya que en muchas ocasiones desentendemos a las personas de su responsabilidad, cargándola sobre el dispositivo en sí, siendo que la actitud es totalmente humana. Rastrear la historia de cada tipo de violencia y detectar que todas tienen antecedentes offline puede ayudar en esta labor.

 

Autora: Lucia Fainboim, Directora de Educación, Faro Digital (Ong para la construcción y promoción de una ciudadanía digital).

Volver