En Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Escribinos!

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento

El rol del adulto frente a casos de ciberbullying

3 min Tiempo de lectura

El ciberbullying es el hostigamiento sistemático y sostenido en el tiempo entre niños, niñas y adolescentes en edad escolar a través de dispositivos digitales.

Este tipo de agresión, ya identificada y estudiada en espacios escolares a partir del concepto de bullying, cobra características propias al trasladarse a la Web: mayor alcance de las publicaciones ofensivas, no descanso de la víctima, permanencia en el tiempo, falsa sensación de anonimato o lejanía que potencia la agresión, entre otros; son rasgos que hacen del ciberbullying un tipo de hostigamiento que merece ser tomado en cuenta por los adultos.

El adulto en sus diversos roles de padre, madre, docente, mediador, familiar o funcionario, debe comprender las implicancias de esta problemática desde la óptica de la víctima. En ese sentido, si un posteo agresivo tiene muchos “me gusta”, muchos comentarios o fue compartido por muchos usuarios, para la víctima será aún mas grave ya que cobrará mayor visibilidad en su círculo social. Actualmente Internet se conviritó en un espacio clave de socialización entre los niños, niñas y adolescentes, y por ende, todo lo que allí ocurra, les preocupa e interesa.

Es de esperar entonces que los adultos no minimicen ni menosprecien los casos de ciberbullying y que comprendan que si bien es un fenómeno esperable de los tiempos que corren, por su gravedad debe ser acompañado por adultos de confianza.

Por eso es indispensable conocer las mejores herramientas para acompañar a los chicos y chicas que son víctimas de estas agresiones:

  • Hablar diariamente sobre Internet: sin focalizar en el aspecto negativo, incorporar a la conversación cotidiana sus actividades digitales, qué les gusta, qué no, en qué redes están últimamente. Abrir este canal permite que cuando suceda un problema, el adulto estará en tema y contará con el conocimiento necesario del escenario digital para actuar. Es importante no esperar que suceda un problema para dialogar, este canal de comunicación debe construirse diariamente y en la forma más cotidiana posible.
  • Saber qué redes sociales utilizan los chicos y cómo se configura la privacidad en las mismas: esto permite elegir quién ve sus fotos, quién se las puede comentar o compartir y quién puede chatear con ellos. Existen tutoriales fáciles de entender para conocer cómo se configura la privacidad en cada plataforma, sin necesidad de ser un especialista ni de abrir una cuenta en cada una.
  • No naturalizar ni minimizar este tipo de agresiones: empatizar con lo que a ellos les importa o preocupa. Si analizamos las situaciones desde nuestra óptica de adultos los desacreditamos. no seremos de ayuda en esta situación y seguramente seremos excluidos como fuentes de consulta en las próximas.
  • Reportar o denunciar las agresiones: todas las plataformas tienen opciones para denunciar posteos agresivos. Es necesario ayudar a los chicos y chicas a que conozcan estas herramientas.
  • Educar en pos del respeto: aunque el chico o chica no fuese víctima de una situación de ciberbullying, debemos incentivar que denuncien y no apoyen publicaciones agresivas, teniendo empatía y respeto por el otro.

Empatizar, dialogar, acompañar, conocer las herramientas necesarias para denunciar y sobre todo generar presencia en espacios digitales para que el ciberbullying tenga cada vez menos peso en nuestra sociedad.

Autora: Lucia Fainboim, Directora de Educación, Faro Digital (Ong para la construcción y promoción de una ciudadanía digital).

Volver