En Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Escribinos!

Todos los campos son obligatorios*

X

Seguridad

Ciberseguridad, niñez y familia

4 min Tiempo de lectura

¿Alguna vez has pensado por qué la edad para tener redes sociales es de 13 años en adelante?

¿Alguna vez has analizado que los celulares no son juguetes y que pueden poner en riesgo la integridad física y moral de los menores de edad? Si respondiste que no a ambas, no te preocupes, la mayoría de las personas jamás se han puesto a pensar en ello, o incluso, ni siquiera lo sabían. La razón de ello es que la tecnología llegó demasiado rápido, evolucionó a pasos agigantados y ha sido complejo seguirle el ritmo y formar criterios.

Si lo piensas, hace apenas 6 años que seguíamos compartiendo el PIN del Blackberry para tener acceso a mensajes y en mi caso tenía un callo en el dedo por usar radios de frecuencia y pasar horas y horas hablando por radio y apretando el botón… ¡seis años! En 2013, estas eran las condiciones de comunicación, en el 2019 esto parece de la prehistoria. Se fue volando la evolución de ancho de banda, Internet, redes sociales y WhatsApp, que hoy cambiaron para siempre las reglas del mundo y de la convivencia.

Las generaciones también han cambiado radicalmente, siendo unas y otras, totalmente distintas entre sí. Los sociólogos solían dividir las generaciones en bloques de 25 años, lo cual, con el avance de la tecnología, hoy ya no es posible, incluso, yo como escritora llevo 10 años definiendo las generaciones en bloques de 15 años. Tradicionalmente se dividen así:

Generación Greatest/Silent: nacidos de 1923 a 1945, nacieron durante la guerra y la posguerra y hoy se preguntan por qué el mundo está tan mal. Su estilo de comunicación son las cartas.

Generación Baby Boomers: nacidos de 1946 a 1964, nacieron durante la guerra fría, la llegada a la luna y el boom de la radio y hoy se preguntan cómo pueden rejuvenecer. Su estilo de comunicación son los teléfonos.

Generación X: nacidos de 1965 a 1980, nacieron durante el fin de la Guerra Fría, la caída del Muro de Berlín, el boom de las computadoras y el concierto LIVE AID y hoy se preguntan si se estarán perdiendo de algo, parte de la cultura YOLO (you only live once). Su estilo de comunicación son los emails.

Generación Millennial: nacidos de 1981 a 1997, nacieron durante los ataques terroristas, la guerra de Irak y el boom de redes sociales y celulares y hoy se preguntan cómo ser disruptivos y cambiar el mundo y las formas establecidas. Su estilo de comunicación son los SMS y mensajes instantáneos.

Generación Z: nacidos a partir de 1998, nacieron durante la crisis económica mundial, la amenaza del mundo árabe, la epidemia de la depresión y el rompimiento de los valores universales y se preguntan qué sentido tiene estar. Su estilo de comunicación son los emojis.

En mi percepción y en mis libros, yo los he dividido así:

Greatest/

Silent

Baby Boomers

Hippie

Timbiriche Millennial

Techy

Puente

1923-1945 1940-1955 1955-1970 1970-1985 1985-2000 2000-2015 2015-2030
Tradicionales, obedientes, trabajadores, cultura del esfuerzo, austeridad, cuidado de los recursos Innovaciones tecnológicas, vida simplificada, menor esfuerzo, aprecio a la paz Oposición a la guerra, búsqueda del sentido de vida, rebeldía, cambio de valores y significado del sexo Pragmáticos, sentido de diversión, evolución tecnológica hacia lo fácil, ser jóvenes y joviales es prioridad Disruptivos, libres, cultura de lo fácil, inmediatez, igualdad de roles, apertura sexual, cambiantes Nativos digitales, mente ágil, se aburren con facilidad, permisividad social, gamers Necesidad de amor, demandan contacto humano, bebés grandes, familias uniparentales, soledad
Vivieron las guerras mundiales, el hambre, la escasez Vivieron la post-guerra, formación de la ONU, llegada a la Luna Vivieron la guerra de Vietnam y el movimiento de amor y paz Vivieron la caída del muro de Berlín, el mundo en paz Vivieron fin de la guerra fría y el mega boom de la tecnología Vivieron los ataques terroristas y guerra de Irak-Afganistan Viven la crisis económica y de valores más grande de la historia
Respeto a la autoridad Respeto a las instituciones Respeto a la persona Respeto a la familia Respeto a la innovación Respeto a la tecnología Respeto a quien los ama y les dedica tiempo
: Telegrama : Carta : Teléfono : email : SMS y MSG : emojis : todo
Valores sólidos universales Valores tradicionales Valores liberales Valores pragmáticos Valores relativos Valores personales y costumizables Valores humanos universales
Sentido de sacrificio Sentido de modernidad Sentido de individualismo Sentido de utilitarismo Sentido de gozar Sentido de innovar Sentido de pertenecer

 

Sin duda el mundo va muy de prisa. Las cosas se mueven de lugar demasiado rápido. Hoy el riesgo más significativo, es el hecho de que los valores de una persona se pueden corromper con un clic de distancia, pues cuando un niño o una niña en formación ven imágenes de violencia y pornografía, todo cambia en un segundo.

El impacto del ser, del concepto de vida y de los valores se ponen en riesgo constante, pues al abrir una página inadecuada, la corrupción de los menores de edad, es inmediata. Por ello, es indispensable regresar al principio de los principios, buscando dar a la niñez el #DerechoALaInocencia, por el que he pugnado durante 10 años, pidiendo que se limite el uso y acceso de las imágenes e información a los menores de 13 años, quienes, de acuerdo a Piaget están en el proceso de madurez de los estadios de la consciencia, por lo que se debe cuidar que este proceso sea gradual.

He impartido más de 2000 conferencias en las que he hablado de la importancia de formar un juicio crítico en la niñez antes de exponerlos a la vorágine de información que hoy está a su alcance. La tecnología es maravillosa, nos facilita la vida, nos da oportunidades, sin embargo, los contenidos colocados sobre las plataformas tecnológicas, son lo que muchas veces ponen en riesgo los valores y pensamiento de las nuevas generaciones.

Lo más valioso que tenemos está en nuestra cabeza, en nuestra mente y desafortunadamente, es hoy lo que más se descuida, lo que más se pone en riesgo y a lo que menos se le da importancia. Se miran memes grotescos, se erotiza el cuerpo con pornografía, se escuchan canciones misóginas, se observan vídeos de alto impacto y violencia, olvidando que nuestros sentidos de la vista y el oído son las entradas al alma, por lo que es nuestro deber y nuestra responsabilidad cuidar lo que entra ahí. Más aún cuando se trata de menores de edad, es nuestra obligación velar por el bien superior del menor y este hecho está en la LEY. Así me resulta increíble, que sean los mismos padres, quienes, sin pensarlo, pongan a la disposición de niños pequeños, a veces bebés, los dispositivos de acceso ilimitado e inmediato para evitar jugar con ellos, para entretenerlos en un restaurante y para evitarse la molestia de mirarlos y atenderlos.

Aún estamos a tiempo de cambiar el rumbo y de realmente proteger a la infancia y a la niñez, pero para hacerlo es necesario nuestro compromiso, nuestro tiempo, nuestro interés y los límites en el sentido de acceso tecnológico, que ponen en riesgo a millones de pequeñas mentes en formación, que están siendo corrompidas a temprana edad irremediablemente, sumándose a la ola de violencia y desesperanza que hoy nos aqueja.

¿Quieres que el mundo cambie? Cambia tú. Si te sumas, comparte.

#ConcienciaMovistar #PiensaPorTi

 

Autor: Trixia Valle, comunicóloga y maestra en educación para la paz, durante más de 17 años se ha dedicado a transmitir valores por medio de libros y conferencias para padres de familia, mujeres y jóvenes, que la han posicionado como una influencer destacada de valores sociales.

FB @trixiavalleoficial

Twitter/Instagram/YouTube @trixiavalle

 

Volver