En Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Escribinos!

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento

¿Qué es la violencia de género?

4 min Tiempo de lectura

Es Momento de hablar de violencia de género.

 

Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las [violencias] perpetradas desde el Estado o por sus agentes. Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón (artículo 4 de la Ley 26.485) (2)

Según un documento publicado por ELA la violencia doméstica es aquella ejercida contra las mujeres por un integrante del grupo familiar, independientemente del espacio físico donde ésta ocurra (dentro o fuera del hogar), dañando la dignidad, el bienestar, la integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial y la libertad de las mujeres, comprendiendo la libertad reproductiva y el derecho a su pleno desarrollo. Dentro del concepto de grupo familiar se comprende tanto el originado en el parentesco (por consanguinidad o por afinidad), el matrimonio, las uniones de hecho y las parejas o noviazgos, ya sea que se trate de relaciones vigentes o finalizadas, haya habido o no convivencia.

La violencia hacia las mujeres es una grave problemática social que afecta la vida, la salud, el bienestar y el desarrollo de las mujeres. La violencia, en sus diversas manifestaciones, priva a toda la sociedad de una participación plena de las mujeres en los ámbitos laborales, económicos, sociales, educativos, culturales y políticos.

No es un problema nuevo: esta forma de violencia encuentra su anclaje en pautas culturales discriminatorias entre los géneros e incluye manifestaciones múltiples, desde las más sutiles (como las humillaciones, los comentarios sexistas) a las más explícitas y crueles (como la agresión sexual y la violencia física).

Para combatirla, es necesario el compromiso de la sociedad en su conjunto y la acción de todos los actores, instituciones y organizaciones.

En Argentina, como en muchos países de la región de América Latina y el Caribe que han adoptado leyes moldeadas en la Convención Interamericana para la Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (conocida como Convención de Belém do Pará) (1), la ley define el concepto de violencia contra las mujeres identificando distintos tipos de violencia y los diversos ámbitos en los que se manifiesta.

La violencia contra las mujeres es la expresión más extrema de la desigualdad de género. Se trata de un problema social que por lo tanto requiere respuestas integrales, más allá de aquellas indispensables para atender a sucesos concretos, proteger a las víctimas, sancionar a los autores, y reparar a las sobrevivientes. De acuerdo con las Naciones Unidas, la violencia contra las mujeres por razones de género “es uno de los medios sociales, políticos y económicos fundamentales a través de los cuales se perpetúa la posición subordinada de la mujer con respecto al hombre y sus roles estereotipados”, y “constituye un grave obstáculo para el logro de la igualdad sustantiva entre mujeres y varones y para el disfrute por parte de la mujer de sus derechos humanos y libertades fundamentales”.

 

Fuente: Informe “LA VIOLENCIA NO ES NEGOCIO” realizado por Ela – Equipo latinoamericano de justicia y género.

Ver informe completo en http://www.ela.org.ar/a2/index.cfm?muestra&codcontenido=2994&plcontampl=43&aplicacion=app187&cnl=15&opc=49

 

(1) La Convención de Belém do Pará fue el primer instrumento internacional aprobado para abordar específicamente el problema de la violencia contra las mujeres, que constituye una grave violación de los derechos humanos. Fue aprobada por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en 1994 y fue ratificada por 32 países de la región.

(2) Ley 26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. Sancionada el 11 de marzo de 2009.

 

Volver