En Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Escribinos!

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento

Publicar fotos de los hijos en la Red: ¿cuáles son los riesgos?

4 min Tiempo de lectura

Llega el gran día, la madre se dirige al hospital y en cuestión de días u horas, la foto del hijo ya está en las redes sociales. A partir de ahí comienza la rutina de las publicaciones: llegada a casa, el baño, la visita de padres y amigos, la lactancia, la siesta, una nueva pose, una sonrisa, los primeros pasos y otros momentos de todo tipo. El problema de ir por ese camino es que los niños pueden verse sobreexpuestos. Y los padres, sin querer, pueden abrir las puertas a personas con dudosas intenciones.

Según datos de Safernet, ONG que recibe denuncias de delitos en la red contra los derechos humanos, el hecho delictivo más reportado en 2016 fue la pornografía infantil, con 56.924 denuncias, un 16 % de ellas con origen en Facebook.

“En primer lugar, es importante aclarar que hay personas que comenten delitos de violencia sexual contra niños y adolescentes que no son pedófilos, sino gente que se aprovecha de la convivencia y de la confianza con los niños para cometer abusos. Pedófilo implica un trastorno de tipo sexual. El hecho delictivo es cometer abuso sexual infantil, ya sea el autor pedófilo o no. Los medios de comunicación generalmente confunden estos términos”, explica Juliana Cucha, coordinadora psicosocial de Safernet.

La voluntad de los padres de compartir situaciones de los hijos o fotos de momentos de diversión con amigos y familiares es natural y comprensible, después de todo nadie espera que una sola imagen puede traer consigo dolores de cabeza y problemas. Pero en Internet, como en una gran plaza pública, una vez publicada una foto, el control sobre ella ya no está en nuestras manos.

Hay algunos consejos sobre las fotos, pero es imposible definir con exactitud qué tipo de imágenes llaman más la atención de los delincuentes. Lo que para los padres suele ser inocente, en otro tipo de contextos y bajo la mirada de alguien con la enfermedad de la pedofilia, puede adquirir tintes de contexto original. La recomendación de los expertos de Safernet es no revelar las fotos que recogen momentos íntimos, con el cuerpo del niño visible, por ejemplo, como imágenes en traje de baño de playa o la piscina, en ropa interior, así como fotos que revelen una enfermedad de la piel (que algunos padres realizan para mostrar a los médicos o a familiares). La psicóloga Neusa Costa añade: “tampoco son indicadas fotos que muestren dónde viven, dónde estudian o incluso que den una pista sobre su localización”.

Lo importante es siempre pensárselo dos veces antes de publicar cualquier cosa que pueda exponer a jóvenes y niños.

Volver