En Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Escribinos!

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento

Comunicación no violenta en las redes sociales

4 min Tiempo de lectura

Somos seres sociales,  personas destinadas a vivir en sociedad. Necesitamos relacionarnos y tenemos la capacidad de hacerlo. Poseemos un wifi neuronal, un poderoso mecanismo personal de conexión, que nos permite activar un abanico de sensaciones, sentimientos y emociones que favorecen la sociabilidad y la conectividad, con otros sujetos y con el entorno.

Los códigos sociales de conducta han sufrido variaciones a lo largo de la evolución modificando las normas de relación y convivencia personales. Pese a ello, la violencia  como forma de expresión y comunicación siempre ha estado presente en las relaciones interpersonales, con independencia del momento o situación en el que se produzcan.

Emitimos mensajes violentos –insultos genéricos; expresiones discriminatorias motivadas por razones culturales, sociales, políticas, económicas y físicas; signos homófonos, racistas y machistas; comentarios sexistas, etcétera- en las interacciones que mantenemos “cara a cara”. Esta violencia, en sus manifestaciones simbólicas o físicas, se traslada a la arena digital. Una caja de resonancia colectivadonde reclamar, elogiar, denunciar, ensalzar, cuestionar, etcétera, con el objeto de lograr la condena o aceptación social.

Los espectáculos artísticos, musicales o deportivos fomentados por los medios de comunicación alcanzan audiencias millonarias y dan lugar a fenómenos musicales, reality shows–de temática gastronómica, sociológica, urbanística, etcétera- o acontecimientos deportivosde atracción masiva –como el Mundial de Fútbol que dará comienzo en unos días-. Estos fenómenos son vistos como espejos de esperanza, de duración limitada al evento, que proporcionan momentos de alegría, frustración, felicidad, envidia, admiración, odio… Espacios en los que la agresividad expresiva y verbal campa a sus anchas.

Artistas, cantantes, candidatos, jefes, concursantes, aspirantes, jugadores, equipos, árbitros, entrenadores y clubes se llevan los “halagos” de encapuchados digitales. Las “lealtades tribales [1] atacan, caricaturizan o minusvaloran a las personas que mantienen un desacuerdo, leve o mayúsculo, con una postura específica, un equipo determinado, un partido concreto, una presentación particular…  Los mensajes, comentarios, recomendaciones, advertencias, anuncios y un sinfín de modalidades informativas más fluyen antes, durante y después del “espectáculo”. Exageraciones momentáneas, versiones distorsionadas, comportamientos tóxicos y discursos radicales que fomentan el odio y atentan contra la dignidad humana. Posturas o inquietudes distintas a las propuestas no tienen cabida ni lugar y son perseguidas con sarna.

Una violencia digitalde dimensiones desproporcionadas que comercia con la indignación y pone de manifiesto la vileza humana.Las redes sociales generan cambios en las conductas y costumbres de los usuarios. La toleranciaes la capacidad clave para el desarrollo y mantenimiento de la convivencia en la llanura digital.

La Red es un espacio de conversación de tamaño ilimitado, un escenario carente de barreras geográficas, físicas, temporales y espaciales donde los internautas conectamos, colaboramos, cooperamos y creamos. Un universo digital que genera nuevas formas de expresión –memes, gifs, etcétera- y permite respuestas inmediatas que llegan “a todas partes”.

Defiendo de forma entusiasta la reflexión que Antonio Rodríguez de las Heras pronunció: “conversar es la máxima expresión de la palabra como forma de caminar junto a otro”. Muestra tu lado humano. Dialogas, aquí y ahora, con millones de personas. ¡Una frase puede cambiarte la vida!!

En las redes sociales el contenido es el rey y la conversación se convierte en la reina de un escenario de tamaño y consecuencias incalculables. La tecnológica sociedad del siglo XXI necesita un lenguaje socialque potencie el respeto, la tolerancia y la cordialidad.

Cuanto más interconectados estamos, más vulnerables somos. Nuestros niveles de autocontrol disminuyen. ¿Cómo es la calidad de las interacciones que realizas? Aplica la NETiquetay comunica de forma segura, positiva, responsable y creativa. Tus palabras son tus selfis. Cuida tus comentarios, revisa detalles, aplica filtros y ofrece tu mejor versión.

Sir Timothy John Berners-Lee, inventor de la World Wide Web y director de W3C, nos recuerda que “afectas al mundo por lo que navegas”. Compartir deseos, inquietudes o sueños en las redes nos permitirá vivir la experiencia digital de unaforma más emocionante y participativa.

Propuesta personal delManifiesto de la comunicación digital no hostil:

  1. El mundo real incluye el mundo offline y el mundo online.

Tu vida se desarrolla en los dos mundos conformando un universo único de relación e interacción.

  1. Eres lo que comunicas.

Eres lo que hablas y lo que callas. Somos seres de palabras.

  1. Elabora el mensaje.

Valida tus datos y verifica tus fuentes.

  1. Escucha el doble de lo que hablas.

Conoce, comprende, crece.

  1. Te veo, te escucho, me importas.

Tiende puentes con tus palabras, con tus gestos y con tus acciones.

  1. Piensa antes de hablar, de escribir y de publicar.

Aplica las 5´Cs: concisión, concreción, corrección, coherencia y cortesía.

  1. Responsabilízate de las publicaciones que compartes.

Confía en ti y formaliza un compromiso con tus lectores y escuchantes. ¡Respeto dado se convierte en respeto debido!

  1. Discute las ideas, no cuestiones a la personas.

Recupera las conversaciones valiosas, dentro y fuera de la Red, y disfrútalas.

  1. Argumenta tus tesis.

Documenta tus afirmaciones con datos, hechos y expresiones.

  1. Comunica con tus palabras y con tus silencios positivos.

Deja huella física, cognitiva y emocional en tus escuchantes y lectores. ¡Estamos hechos de historias!

 

Eres único y singular, ¡muestra su esencia, expresa tu genialidad!!

 

Autor: Mar Castro, Pionera en investigación y difusión de NETiqueta en España y colaboradora de Dialogando.

[1]Concepto atribuido a Steven Pinker, profesor de psicología de la Universidad de Harvard.

Volver